Servicio de Atención al Cliente

Maquillaje facial

Para crear un maquillaje perfecto, ¡necesitas una base perfecta! Para un cutis a prueba de selfis, es importante usar los productos de maquillaje facial adecuados: ¡los de Bottega Verde! ¡Perfecciona la piel con una prebase, corrige las imperfecciones con un corrector, aplica una base de maquillaje para unificar el cutis y fija todo con unos polvos traslúcidos! Tu rostro estará perfecto y listo para la aplicación del colorete o de los polvos bronceadores.

Para conseguir un maquillaje perfecto de larga duración, es importante tener una base uniforme y libre de imperfecciones. Con los productos de maquillaje faciales Bottega Verde, podrás conseguir un rostro perfecto en pocos gestos. Empieza aplicando una prebase para minimizar las discromías, iluminar la piel y hacer que la base de maquillaje dure más tiempo. Continúa aplicando un corrector en bolsas y ojeras o imperfecciones, como enrojecimientos, granos o pequeñas manchas. Extiende la base de maquillaje con una esponja o con una brocha para unificar el rostro y, por último, fija la base de maquillaje con polvos traslúcidos. Aplica el colorete o los polvos bronceadores en los pómulos y en las mejillas para dar un toque de color al rostro y ¡listo!, tu base perfecta estará lista para los siguientes pasos.

39 productos

Best Seller

30 ML

400 ML

Maquillaje facial

Para crear un maquillaje perfecto, ¡necesitas una base perfecta! Para un cutis a prueba de selfis, es importante usar los productos de maquillaje facial adecuados: ¡los de Bottega Verde! ¡Perfecciona la piel con una prebase, corrige las imperfecciones con un corrector, aplica una base de maquillaje para unificar el cutis y fija todo con unos polvos traslúcidos! Tu rostro estará perfecto y listo para la aplicación del colorete o de los polvos bronceadores.

Para conseguir un maquillaje perfecto de larga duración, es importante tener una base uniforme y libre de imperfecciones. Con los productos de maquillaje faciales Bottega Verde, podrás conseguir un rostro perfecto en pocos gestos. Empieza aplicando una prebase para minimizar las discromías, iluminar la piel y hacer que la base de maquillaje dure más tiempo. Continúa aplicando un corrector en bolsas y ojeras o imperfecciones, como enrojecimientos, granos o pequeñas manchas. Extiende la base de maquillaje con una esponja o con una brocha para unificar el rostro y, por último, fija la base de maquillaje con polvos traslúcidos. Aplica el colorete o los polvos bronceadores en los pómulos y en las mejillas para dar un toque de color al rostro y ¡listo!, tu base perfecta estará lista para los siguientes pasos.